Señales de un mal diferencial trasero

El diferencial trasero es una parte integral de su vehículo que transmite el par y la rotación a través de ejes que recorren la longitud del automóvil. El diferencial trasero permite que las cuatro ruedas del vehículo giren a diferentes velocidades, lo que es esencial para la tracción y la estabilidad en la carretera. Cuando un diferencial trasero falla, puede causar vibración, ruido y fugas de fluidos que impactan en la aceleración y la manejabilidad del vehículo. Un conductor debe consultar a un mecánico certificado para tratar un diferencial trasero defectuoso y evitar que se produzcan más daños en los sistemas de conducción del vehículo.


Ruido en el engranaje de una marcha en vacío
Man driving car
Cuando se enciende el vehículo y se pone en marcha por primera vez, puede haber un traqueteo o un ruido seco que proviene de la parte trasera del vehículo. Este ruido puede ser atribuido a las juntas universales del eje de transmisión. Estas juntas conectan la transmisión al diferencial trasero; y si se han desgastado, podrían impactar en el diferencial obligándolo a trabajar más, desgastando así sus engranajes. Para comprobar los engranajes del diferencial trasero, será necesario consultar a un técnico certificado, ya que el procedimiento requiere un equipo que no suele estar al alcance del consumidor.


Rectificado de engranajes a velocidad
Mechanic looking at car
Cuando el vehículo acelera, puede haber más ruidos como un zumbido o un continuo chasquido desde la parte trasera. Esto puede deberse a que los engranajes del diferencial trasero están desgastados o parcialmente desgastados, lo que crea un movimiento incómodo al hacer girar el eje de transmisión. El ruido puede ser especialmente malo cuando el conductor acelera el vehículo rápidamente y se ve obligado a frenar con rapidez.


Vibración y fuga de líquidos
Mechanic showing car to customer
Las juntas universales desgastadas o desgarradas también causarán vibraciones a lo largo del eje de transmisión y en el bloque del motor a través de la transmisión. Esto puede sentirse a altas velocidades en la carrocería del vehículo o a través del suelo. El diferencial trasero y las juntas universales también tienen juntas y utilizan lubricante para funcionar correctamente, y una fuga o grieta en una junta puede contribuir a la vibración y al fallo de los engranajes del diferencial trasero. Busque cualquier fluido que se acumule en la parte trasera del vehículo después de que se haya sentado durante la noche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio